Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán
Inicio » Sala de prensa » Nota 072 - 01 diciembre 2017 »
Posicionamiento sobre las reformas a la Ley Isstey

Mérida, Yucatán, 01 de diciembre de 2017

Mérida, Yucatán, 1 de diciembre de 2017.- Las reformas a la Ley del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (Isstey), aprobadas hoy por el Congreso de Yucatán, blindan los recursos, dan fortaleza financiera a las reservas y obligan a las dependencias de Gobierno a pagar de manera puntual sus aportaciones, para garantizar la liquidez en beneficio de los derechohabientes.

Al aplaudir la decisión de las fracciones parlamentarias de ratificar por unanimidad estas medidas, la directora general del Isstey, Gabriela Cáceres Vergara, felicitó a los diputados por sentar las bases para que éste cuente con la firmeza y viabilidad en favor del personal estatal.

Resaltó como un paso de gran trascendencia que, al publicarse estas modificaciones en el Diario Oficial del Gobierno del Estado, los organismos tendrán la obligación con el pago en tiempo y forma de las contribuciones que como empleadores les corresponden.

A partir de ahora, para dar mayor certeza en que las aportaciones serán hechas como se señala, las entidades públicas otorgarán al Instituto garantías amplias y suficientes, incluso a través de la afectación de las participaciones a las que tengan derecho, para el cobro de los adeudos de manera efectiva e inmediata.

Con el fortalecimiento de sus reservas, el Isstey podrá conceder créditos a 36 y 48 meses, con menores tasas de interés que las vigentes. Además, los legisladores aprobaron nuevas penas contra aquellas dependencias que se atrasen, así como la prohibición expresa de que se excedan de una cifra de adeudo con el Instituto.

Sobre el nuevo esquema de pensión y jubilación, dijo que es suficiente el lapso establecido, de 240 días naturales después de anunciada la Ley, para realizar los estudios actuariales que determinen cuánto tiempo deberán cotizar los interesados, así como el monto a aportar al fondo de jubilación, para poder gozar de éste, equivalente a los diez salarios mínimos, es decir, dos más que los ocho que actualmente contempla el esquema único.

Resaltó que lo anterior puede ser solicitado por los trabajadores de forma individual o colectiva y será autorizado por el Consejo Directivo.